Calendario
Junio 2024
L M X J V S D
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Encuentro en Ávila (Marzo de 2024)

Adrián nos remite la crónica del pasado encuentro de aikido celebrado en Ávila el pasado mes de marzo.


CURSO DE AIKIDO EN ÁVILA (MARZO)
Adrián Encinar
Los pasados días 23 y 24 de marzo de 2024, el Sōchindō Honbu Dōjo, ubicado en la capital abulense, tuvo el honor de recibir a Rafael Regaño sensei, para el disfrute de un maravilloso curso que tuvo la armonía como elemento principal, tanto dentro del tatami, como entre las risas y anécdotas que todos nuestros compañeros compartieron alrededor de la mesa.
El curso estuvo enfocado en las técnicas de Kokyu Ho e Irimi Nage, además de la posibilidad de disfrutar de una mayor atención sobre las técnicas realizadas en base al ki no Nagare, permitiendo que la energía fluyera entre los practicantes, sin la intencionalidad del cortar el flujo de la misma, focalizando la atención en el Kon no Budo, más allá del mero Haku no Budo.
2403Avila2
Estas dos diferenciaciones, estos conceptos aparentemente atrapados en la dualidad que utilizamos diariamente, entre el bien y el mal, el cuerpo y el alma, son referencias empleadas por Ō'Sensei Morihei Ueshiba. Una de ellas no es sino el punto de atención sobre el budo corporal (Haku no Budo), que se enfoca en la técnica y deja a un lado la dimensión espiritual. Sin embargo, el budo del alma (Kon no Budo), refiere a la práctica espiritual del Aikido, al estudio y manipulación del ki. Todo ello fue clarificado al poder escuchar a Rafael Regaño sensei, que tuvo a bien compartir con nosotros experiencias vividas, como la vez en la que se llevó a cabo un ritual del fuego en el antiguo Dōjo Tenshin.
Por último, pero no menos importante, hemos de recordar y hacer mención especial a las buenas conversaciones, opiniones y las interesantes aportaciones que se llevaron a cabo tanto en las comidas, como en las cenas y en los pequeños momentos en que tantos compañeros pudimos compartir vestuario.
Sin duda alguna, fue un honor compartir con todos ellos tan maravillosa práctica, que, por descontado, repetiremos tantas veces como nos sea posible. ¡Nos vemos pronto!
2403Avila1